Telefono: 93 588 91 90 – Fax: 93 588 91 91 Email: grumeber@grumeber.com

También llamada fabricación por adición, la fabricación por adición es un concepto de producción bastante nuevo. Este proceso se consigue depositando material, ya sea plástica, metal u otro, capa a capa de manera controlada donde se precise. Con este proceso, que muchos comúnmente lo llaman impresión 3D, se realizan formas muy personalizadas según las necesidades del modelo.

Esta técnica, la de la fabricación aditiva no la impresión 3D, reduce los procesos de producción de piezas llegando hasta un 90% más rápido. Otro punto a favor es que solo se utiliza el material necesario para la pieza, no generando desechos como en tornería o decoletaje de piezas industriales. Gracias a esto, las piezas tienen un coste menor y se es más sostenible con el medio ambiente.

Sectores principales

Esta tecnología es usada principalmente en la elaboración de piezas en sectores tan importantes como la salud y tan punteros como la industria aeroespacial ya que las piezas pueden aguantar hasta los 700º del motor.

Igualmente, al ser una tecnología nueva, tiene mucho potencial y gran crecimiento en otros sectores como el automotriz, juguetes o electrónica de consumo. En cambio, la creación de piezas de decoletaje tiene más de 50 años.

Diferentes tecnologías aditivas

Según la pieza a realizar, su objetivo, el material deseado, el tiempo que se necesita o la cantidad a producir convendrá hacerlo con una técnica u otra.

Si al terminar el artículo sigues teniendo cualquier duda para saber qué necesita el proyecto o las piezas que necesitas, en Grumeber hacemos mecanizados de piezas y te podemos asesorar en todo lo que necesites.

Te explicamos cómo funcionan las principales tecnologías aditivas.

Fusión de leche en polvo

Más conocidas por su nombre en inglés Powder Bed Fusion (PBF), es la colocación del material en polvo para luego que ésta sea fundida con un láser o un haz de electrones.

Modelado por deposición fundida

En el también llamado Fused Deposition Modeling, un filamento de plástico se calienta y se coloca fundido en la posición deseada antes de que se enfríe y solidifique. El ordenador controla la boquilla, por donde sale el filamento fundido, de forma vertical y horizontal para depositar el material donde se necesite.

Material Jetting

Este proceso consta de colocar un fotopolímero gota a gota donde se necesite. Así, se pueden crear capas de una pasada directamente y se solidifica con una luz ultravioleta.

Diferencias entre la impresión 3D y la fabricación aditiva

Aunque coloquialmente se considera lo mismo, no es exactamente así. La fabricación aditiva es como se define a todos los procesos de fabricación al añadir material. En cambio, la impresión 3D es el proceso para hacer piezas poco complicadas y de forma rápida.

Impresión 3D

Hasta hace 10 años a penas se escuchaba hablar de impresión 3D como lo hacemos ahora. Gracias a que el precio de las impresoras 3D se ha reducido tanto, ahora es muy común encontrarse una impresora 3D en las casas. Este tipo de fabricación aditiva es una de las más básicas y por ello una de las más limitadas.

Se ha hecho tan popular gracias a la gran cantidad de start-ups, programadores y diseñadores que han trabajado en proyectos interesantes que le ha gustado al gran público. Esta popularidad hace que se entienda coloquialmente que la fabricación aditiva es lo mismo que la impresión 3D.

Piezas en impresión 3D

Lo más limitante en esta impresión es el material (plástico casi siempre) y la baja resolución de las piezas producidas. Las más comunes son juguetes, piezas decorativas, carcasas de móviles etc…

Aquí os dejamos un vídeo muy interesante sobre un proceso del que no hemos hablado, el de “molde a la cera perdida”.

Fabricación aditiva

Este término es usado en entornos industriales, técnicos o especializados. Aunque de manera general es el concepto de fabricación mientras se añaden capas. De ahí que técnicamente si hablamos de fabricación aditiva no hablamos de un proceso en concreto.

Cualquiera de las tecnologías que ya hemos explicado: Material Jetting, PBF o FDM son mucho más avanzadas que la impresión 3D. Con estas tecnologías podemos fabricar en metales y otros materiales, lo cual nos da la posibilidad de crear proyectos más complejos.

Piezas por fabricación aditiva

Los sectores que más requieren de piezas con mucho detalle y de muy buena calidad son los siguientes sectores:

Médico, donde se requieren implantes grandes como caderas o pequeños huesos o elementos ortopédicos únicos para cada paciente.

En el sector aeroespacial se requieren de piezas de muy buena calidad para que aguanten grandes temperaturas y cambios de presión.

En otros sectores se requieren de moldes, de herramientas muy específicas o incluso de piezas de maquinaria descatalogadas.

Esperamos que haya quedado claro las diferencias entre la fabricación aditiva y la impresión 3D. Ponte en contacto con nosotros sin compromiso alguno. Queremos dar el mejor servicio posible a nuestros futuros clientes, ya sea que necesiten una pieza o un pedido grande de piezas CNC.