Telefono: 93 588 91 90 – Fax: 93 588 91 91 Email: grumeber@grumeber.com

Dentro del mundo de la mecanización industrial existen ciertas características que han revolucionado no solo la tecnología, sino también la vida dentro de las empresas. Gracias a los avances tecnológicos durante la revolución industrial, los puestos de trabajo evolucionaron, las máquinas tomaron el lugar de los trabajadores facilitando el trabajo en algunos campos más mecánicos y peligrosos y se logró un cambio radical dentro del esquema laboral.

¿Qué empresa actualmente puede sobrevivir sin máquinas u ordenadores que faciliten los trabajos a las personas? ¿Es realmente la mecanización la clave del éxito en las empresas actuales? ¿La mecanización tiene un papel importante dentro de las empresas españolas actuales? Estas son preguntas que serán respondidas a lo largo de este post, pero antes un poco de historia.

La mecanización industrial: de sus inicios a la era moderna

La implantación de las máquinas dentro de la vida laboral de las personas se remonta desde la antigüedad. El invento de herramientas básicas para la agricultura, así como para la ganadería fueron de vital importancia para la supervivencia de nuestra especie.

Estas nuevas máquinas, necesitaban un patrón para realizar sus tareas. ¿Qué se utilizaba? Todavía no existían ni pendrives, ni CDs ni disquetes… Utilizaban cintas perforadas, con un lenguaje llamado ASCII que las máquinas leían con cada puntito perforado en la cinta. No parece gran cosa, pero esto permitía que la misma máquina funcionara e hiciera trabajos diferentes. No es lo mismo tener una máquina para hacer cada tipo de tornillo, que una máquina que pueda elegir que tipo de tornillo hacer gracias a poder leer una cinta perforada.

Las primeras máquinas que se crearon con un sistema CNC “primitivo” fue en 1953 en Estados Unidos, creadas en concreto por la universidad MIT. Lo malo, es que la mayor parte del tiempo se dedicaba a crear estas cintas perforadas por lo que comercialmente no servían. Lo bueno, que más adelante y gracias a la proliferación de los nuevos ordenadores, que se estaban creando en esos momentos, se redujo el tiempo. Pasó de cerca de 8 horas a 15 minutos, y empezó a ser viable.

Con el paso de los años y gracias a los impulsos de las nuevas tecnologías durante la revolución industrial, las máquinas formaron parte en el desarrollo de la inteligencia humana y de la creación de empresas. Convirtiéndose así, en uno de los pilares para la creación de nuevas formas de organización dentro de las empresas.

¿Qué supuso entonces los enormes avances de la revolución industrial en la mecanización? Las máquinas al tener una serie de patrones repetitivos para poder funcionar correctamente, se ideó que las empresas pudiesen funcionar de la misma manera. Como el mecanismo simple de un reloj que da el tiempo hacia adelante, todo en orden y sin prisa.

Muchas empresas estadounidenses, británicas y españolas han puesto en práctica este tipo de filosofía. Una filosofía de trabajo y de “management” de la empresa que han servido para llegar con una enorme eficacia a la actualidad. Gracias a los enormes resultados bajo este tipo de filosofía, es como Grumeber y otras empresas han nacido y han perfeccionado estas prácticas de trabajo.

Grumeber y la filosofía de trabajo

Quienes han confiado en Grumeber para sus miles de trabajos, dentro de las diferentes ramas de la mecanización industrial, pueden apostar que es una de las empresas más sólidas en cuestión de confianza dentro del mercado industrial español. Esto se debe principalmente al esfuerzo de los primeros trabajadores y dueños de esta gran empresa.

Grumeber se ha caracterizado por tener años de experiencia dentro del sector de grabados en láser, tornería, mecanización de equipos industriales y muchas otras más. Su producción en masa se centra en la adaptabilidad de las ideas de los clientes y la realización física del producto final. Asegurando profesionalismo en cada servicio ofrecido.

Lo mismo ocurre con su equipo de administración, que tras casi 18 años gestionando los clientes, saben cómo tratarlos de manera profesional y cumpliendo los plazos de entrega a tiempo. Con una excelente atención al público, cabe decir que Grumeber ofrece una atención personalizada cuando más lo necesitas.

Por ello Grumeber se encarga de que todas las metas personales de sus trabajadores, sumado a la utilización de nuevas máquinas y tecnologías para mejorar el trabajo más el buen ambiente del mismo hacen que los mismos se sientan en casa y hagan un trabajo excepcional en cada tarea que se les asigne.

Gracias a las nuevas máquinas de Grumeber, también existe un enorme potencial dentro del cumplimiento de las metas de la empresa. Con cada nueva máquina que entra a la empresa, significa disminuir los plazos de entrega a nuestros clientes. Por lo que la producción en masa se hace efectiva cada segundo dentro de la empresa.

También se involucran con los clientes que llegan cada día a sus puertas y se preocupan por su bienestar. Por ello y mucho más, es una de las empresas con más presencia dentro de los mercados del país en cuanto a la mecanización, grabado de láser y tornería.