93 588 91 90 – Fax: 93 588 91 91 grumeber@grumeber.com

Uno de los procesos de fabricación más versátiles y confiables es el mecanizado CNC, utilizado para una gran variedad de aplicaciones. Sin duda, es esencial en numerosas industrias como la aeroespacial, automoción o medicina, siendo una de las herramientas principales de los ingenieros tanto para la creación de prototipos o para la producción en plásticos o metales. Esta versatilidad es aun mayor en en centros mecanizados de 5 ejes.

De todas formas, el mecanizado CNC al igual que todos los procesos de fabricación, cuenta con ventajas y desventajas dependiendo de las necesidades del proyecto, por lo que es necesario sopesarlas todas a la hora de elegir el proceso de fabricación más efectivo.

Existen otro tipo de procesos de fabricación como el decoletaje, impresión 3D, moldeo o el forjado y habrá que determinar qué proceso es el adecuado para cada trabajo. En ocasiones la elección es fácil: el CNC sería la opción perfecta para la fabricación de un pequeño número de piezas metálicas sólidas con incisiones muy precisas en la superficie, mientras que la impresión 3D sería la opción en caso de piezas de plástico con un patrón interno.

Hay ocasiones donde los proyectos parecen adecuados para varios procesos de fabricación y hay que tomar la decisión adecuada para cada uno de ellos. Por este motivo es necesario analizar si el CNC se ajusta a cada proyecto de trabajo.

¿Cuándo elegir el CNC?

Hay ocasiones donde el mecanizado CNC es la opción más adecuada.

Precisión

Sin ninguna duda, ofrece una precisión superior y es mucho más efectivo que otros procesos de fabricación como la impresión 3D. En ese sentido, no hay otros procesos que cumplan el nivel de precisión que presenta el mecanizado CNC.

Puede lograr tolerancias muy ajustadas, hasta de 0.025 mm, mucho más estrictas que otros procesos. Esto convierte al CNC en la opción más adecuada en los casos donde la precisión es clave para la producción.

Propiedades mecánicas

Al cortarse en un bloque sólido de material extruido, las piezas mecanizadas cuentan con unas propiedades mecánicas excelentes. Y son extraordinariamente resistentes en todas las dimensiones, al contrario que las piezas impresas en 3D que son más débiles al estar construidas en capas sobre un eje.

Además, estas piezas presentan un rendimiento perfecto en las aplicaciones más exigentes, al no tener uniones vulnerables. En estos casos, donde la resistencia y el rendimiento de la pieza es más importante que el presupuesto. el CNC es la opción perfecta.

Piezas con formas simples

Debido a las características anteriormente comentadas, precisión y propiedades mecánicas superiores, el mecanizado CNC es la mejor opción cuando las piezas son con formas sólidas y simples.

En casos de la fabricación de piezas con una geometría más compleja, la fabricación aditiva sería una alternativa al CNC por el tipo de cortes que requiere. Pero en los casos de la fabricación de piezas más simples, las características y propiedades de las piezas mediante CNC son superiores.

Siempre que se puedan fabricar las piezas a través del mecanizado CNC, es la opción más recomendada.

Cantidad

Dependiendo del volumen de fabricación de las piezas, se puede escoger un proceso de fabricación u otro.

Es muy adecuado para varias cantidades de fabricación. Es un proceso rápido, no excesivamente caro y adecuado para un volumen entre 1 y 1000 unidades.

En los casos donde la fabricación supone un volumen mayor a 1000 unidades, el CNC deja de ser rentable, en estos casos se recomienda un proceso de producción en masa como el moldeo por inyección.

Para un pedido de piezas pequeñas en plástico y que no requieran propiedades mecánicas importantes, el proceso de fabricación más adecuado sería la impresión 3D.

Presupuesto

Aunque el mecanizado CNC no es un proceso costoso, no es el más económico. En este caso, habrá que valorar su necesidad en caso de que los prototipos o piezas de producción no precisen una alta calidad.

En los casos donde la prioridad es el ahorro y no se necesite una precisión y calidad perfecta, la impresión 3D sería la mejor opción para pequeñas cantidades de piezas a un bajo coste. Así mismo, para una mayor cantidad de producción se recomendaría el moldeo por inyección.

De todas formas, siempre que la calidad y la precisión sea un valor primordial, el mecanizado CNC es la mejor opción.

Casos donde el mecanizado CNC no es la opción más adecuada

De la misma forma que se han analizado los factores donde el CNC es el proceso de fabricación más adecuado, las situaciones contrarias son las que hacen que este método de producción no es el más adecuado.

Los puntos más importantes donde el mecanizado CNC no es el sistema más adecuado son:

  • Cuando el bajo coste se impone a la calidad de las piezas
  • Si no se requiere un resultado con una precisión perfecta y de gran calidad
  • En casos donde la producción requiera un número de piezas muy elevado
  • Si las piezas presentan una geometría compleja
  • En los casos donde se requieren piezas con urgencia

Para finalizar, los materiales también son un factor importante. El mecanizado CNC es adecuado para una gran cantidad de materiales, pero presenta dificultades en casos de aleaciones excesivamente duras que difícilmente pueden ser penetradas con las herramientas de corte CNC. En el caso contrario, en plásticos excesivamente blandos, tampoco se recomienda su uso porque se pueden deformar con facilidad.